Inmersos en el llamado “Corazón de la Ribera del Duero”, las 55 hectáreas de tinto rojo en forma de jarrón y enrejado, una hectárea de Merlot y plantaciones de otras variedades extranjeras, son el pilar para obtener siempre vinos con sus propias características.
El viñedo se divide en diferentes pagos ubicados en los municipios de Mambrilla de Castrejón y Roa de Duero. Los Barriles y Carrascal destacan por su edad, sin subestimar Ambueña, Oro, las Arras, Tras de San Pedro, Senda del Oro, Torralvo o La Ribota.
La cosecha se realiza en el momento óptimo de maduración y siempre a mano. El fruto de nuestros viñedos se recoge en cajas de 15 o 20 kilogramos que se transportan con gran cuidado a la bodega. Una vez allí, la uva se selecciona cuidadosamente.
Antes de ingresar a la bodega, el 100% de las uvas cosechadas pasan por una tabla de doble selección. Los grupos se seleccionan primero y después de pasar por el despalillador, la selección se realiza grano por grano en una segunda mesa.

Vizcarra